lunes, 30 de mayo de 2016

"El hacer bien a villanos es echar agua al mar" (Don Quijote)

Supongo que al final la culpa será del "cha-cha-chá" como en la canción. Y que como de costumbre pasará rápido la noticia para que no se envalentonen los mismos y se echará sobre los "ecologistas" la culpa de todo.

Pero ya es desgracia para Asturies tener entre sus propios, gente de tan poca cordura y principios como la que pulula por aquí. Gente que se ampara en supuestos derechos propios para conculcar los de todos. 

Y mientras tanto se sigue sin hacer nada.

Se queman los montes y no pasa nada, al contrario se pone el grito en el cielo para violentar la ley y que se acaben los acotamientos. Se incumplen leyes cobrando por duplicado, y nunca más se supo, se matan lobos impunemente (o ciervos o osos o lo que tercie) y se siguen defendiendo los valores tradicionales del exterminio y las Juntas de Alimañas.

Mientras la ley no sea igual para todos y se persiga por igual a quien destruye patrimonio de todos, como el delincuente que es, esto no tendrá solución.

Vaya cualquiera a un bar de Tineo, o de Salas o de Ponga o de casi cualquier rincón de Asturies a diez km de Oviedo, y a poco que escuche sabrá quien caza furtivo, donde lo hace, cuando y cómo. Oirá barbaridades de los políticos y de los ecologistas, que a los lobos habría que exterminarlos a todos y que el ganado no da para nada.

Siempre el mismo cantar. Cantar de villanos que no quieren velar más que por su propio beneficio y a los que se les ha tratado de comprar siempre a base de subvenciones y prebendas. A eso se han acostumbrado y presionan siempre para mantener sus privilegios.

Hay cita electoral: tocan lobos colgados de la señales y vacas por el centro de Oviedo, mientras los partidos que pescan en sus aguas les ríen las gracias y disculpan a los delincuentes.  

Si quieres resultados diferentes, haz cosas diferentes, decía Einstein.

Si a base de subvenciones conseguimos lobos muertos, incendios, ríos envenenados, furtivos y un silencio sepulcral..... quitemos las subvenciones.

Se quema un monte para pastos: fuera todo tipo de subvenciones durante tres años. Se localizan furtivos: fuera permisos de caza durante tres años. Se matan lobos (o se hace cualquier otra barbaridad): fuera todas las subvenciones al ganado otros tres años.

A todos los del concejo correspondiente.

Sí, sí, ya lo sé: pagarían justos por pecadores. Pero solo la primera vez. A la siguiente ya se vería como se espabilaban y salían veinte a denunciar al infractor, y al igual que hoy reina la ley del silencio en nuestros pueblos, reinaría un respeto escrupuloso por cumplir las leyes mías y ajenas.

Dar dinero, subvenciones, a quienes no cumplen ni los mínimos de respeto por su entorno (que es de todos), y además nos chantajean, es "echar margaritas a los gochos".

O como decía más finamente Cervantes: "echar agua al mar"


Cabeza de lobo en el cruce de Doriga. Supongo que es el mismo mensaje que El Padrino y la cabeza de caballo cortada.

Una cabeza de lobo cuelga de una señal de tráfico a la altura de Doriga, en Salas. Esta macabra imagen es la que se encontraron los conductores a primera hora de la mañana del lunes. No es la primera vez que algo así sucede en Asturias. De hecho, en los últimos meses se han repetido con frecuencia. El enfrentamiento generado por la gestión del lobo ha producido reacciones encontradas. Los ganaderos denuncian la proliferación de ataques. Los conservacionistas critican las batidas autorizadas porque no son eficaces y suponen un deterioro de los ecosistemas. De hecho, el Fapas ha explicado que desde que se permiten cacerías controladas el número de expedientes por daños se ha disparado.  
(Fuente: La Voz de Asturias)

jueves, 26 de mayo de 2016

Biodiversidad en la Montaña Leonesa

La Reserva de la Biosfera del Alto Bernesga, es un espacio sorprendente: devastada en parte por la minería de hulla, atravesada por vías de comunicación, taladrada por canteras y últimamente olvidada y en buena parte abandonada a sus suerte, conserva una biodiversidad apabullante.

Desde sabinares a rebollares, pinares, hayedos, praderas de alta montaña, pastizales, pastos xerófilos... una cantidad asombrosa de especies de invertebrados, de hongos, de mezcla de vegetación mediterránea y atlántica.

Es el complemento perfecto a la cara norte de la Cordillera.
Si a ello le sumamos una fantástica colección de puntos de interés geológico, de lugares tipo para la clasificación de las rocas de la Cordillera, y de yacimientos paleontológicos, obtenemos un paraíso de sitios donde buscar especies diferentes o variedades cercanas de lo que ya encontramos en Asturies.

De algunas de estas especies (un par de orquídeas, una mariposa....) os ofrezco una muestra fotográfica.

Lagarto ocelado (Timon lepidus) 
Muscari comosum

Mariposa arlequín ( Zerynthia rumina ), una especie típicamente mediterránea a menos de quince kilómetros en línea recta del lado cantábrico.

La habitual en este blog Orchys passionis

Una novedad para mí: la orquídea mariposa Orchis papilonacea.  no citada en Asturies y que se encuentra a una distancia mínima de la zona cantábrica.

Orchis morio, con su característica nerviación en verde

Dacthilorhiza elata. Ya estaba un poco pasada, pero era un ejemplar de tamaño medio  con todos los ingredientes de la especie.

lunes, 9 de mayo de 2016

Cada primavera vuelvo a las orquídeas

No hay primavera si no hay orquídeas. Y aunque siempre son las mismas especies, nunca son las mismas luces, ni flores, ni, en este caso, poblaciones.

De la Ophrys passionis, estaba muy orgulloso porque había localizado un par de puntos cerca de la central de La Malva en Somiedo, donde había unas decenas de individuos. Y curiosamente, de una especie calificada habitualmente como "escasa", tenía localizada otra población de otras decenas de individuos, cerca de Pola de Gordón, ya en la vertiente sur de la Cordillera.

Estos días, aprovechando el sol, y mucho más tarde de lo que esperaba, encontré varios ¡centenares! de esta orquídea también en Somiedo. No estaba mucho más lejos de la población originalmente localizada, pero tengo claro, que al menos en Somiedo, Ophrys passionis  no es una especie "escasa". Tal vez "localizada" o de ámbito restringido sea más acertado.


Ophris passionis

El mismo ejemplar "de cuerpo entero"

Es interesante observar cómo la variabilidad individual se manifiesta constantemente en rasgos que pueden pasarnos desapercibidos. En individuos diferentes las líneas centrales pueden aparecer unidas, totalmente separadas, dejando líneas dobles. Esta variabilidad, aparentemente sutil, puede significar el éxito o el fracaso a la hora de ser atractiva para lo insectos que polinizan la planta, y por tanto determinantes para la transmisión de sus genes a la descendencia. 


La otra especie, muy abundante a lo largo de todo el camino, es una orquídea del género  Orchis. Pero no puedo asegurar de qué especie se trata. He pasado de O. morio a O. mascula a O. olbensis. Y no me aclaro. El espolón elevado, la ausencia de nervadura verde en los sépalos, sin manchas púrpura en las hojas, inflorescencias poco densas, variabilidad en el color... 

Orchis sp. ¿O. olbensis?
 La última razón que no me permite calificarla como olbensis, es la ausencia de dicho taxón entre las citadas para la cornisa cantábrica por Tomás E. Díaz, pues olbensis la considera puramente mediterránea.
El mismo espécimen en su ambiente: laderas soleadas sobre suelos calizos tan drenados que resultan secos.

Una variabilidad excepcional que puede que haya hecho ver una sola especie donde había varias. O no.

Orchis sp. En este caso la tonalidad es mucho más clara y no se aprecian manchas en las hojas

En un pastizal bastante seco y soleado, casi sobre un espolón de caliza, aparece la tercera de las orquídeas de la zona florecidas en este momento del año. Se trata de Dactylorhiza sambucina, que en esta población en particular no presenta variedades en el color, y todas las flores son amarillas.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...