lunes, 9 de mayo de 2016

Cada primavera vuelvo a las orquídeas

No hay primavera si no hay orquídeas. Y aunque siempre son las mismas especies, nunca son las mismas luces, ni flores, ni, en este caso, poblaciones.

De la Ophrys passionis, estaba muy orgulloso porque había localizado un par de puntos cerca de la central de La Malva en Somiedo, donde había unas decenas de individuos. Y curiosamente, de una especie calificada habitualmente como "escasa", tenía localizada otra población de otras decenas de individuos, cerca de Pola de Gordón, ya en la vertiente sur de la Cordillera.

Estos días, aprovechando el sol, y mucho más tarde de lo que esperaba, encontré varios ¡centenares! de esta orquídea también en Somiedo. No estaba mucho más lejos de la población originalmente localizada, pero tengo claro, que al menos en Somiedo, Ophrys passionis  no es una especie "escasa". Tal vez "localizada" o de ámbito restringido sea más acertado.


Ophris passionis

El mismo ejemplar "de cuerpo entero"

Es interesante observar cómo la variabilidad individual se manifiesta constantemente en rasgos que pueden pasarnos desapercibidos. En individuos diferentes las líneas centrales pueden aparecer unidas, totalmente separadas, dejando líneas dobles. Esta variabilidad, aparentemente sutil, puede significar el éxito o el fracaso a la hora de ser atractiva para lo insectos que polinizan la planta, y por tanto determinantes para la transmisión de sus genes a la descendencia. 


La otra especie, muy abundante a lo largo de todo el camino, es una orquídea del género  Orchis. Pero no puedo asegurar de qué especie se trata. He pasado de O. morio a O. mascula a O. olbensis. Y no me aclaro. El espolón elevado, la ausencia de nervadura verde en los sépalos, sin manchas púrpura en las hojas, inflorescencias poco densas, variabilidad en el color... 

Orchis sp. ¿O. olbensis?
 La última razón que no me permite calificarla como olbensis, es la ausencia de dicho taxón entre las citadas para la cornisa cantábrica por Tomás E. Díaz, pues olbensis la considera puramente mediterránea.
El mismo espécimen en su ambiente: laderas soleadas sobre suelos calizos tan drenados que resultan secos.

Una variabilidad excepcional que puede que haya hecho ver una sola especie donde había varias. O no.

Orchis sp. En este caso la tonalidad es mucho más clara y no se aprecian manchas en las hojas

En un pastizal bastante seco y soleado, casi sobre un espolón de caliza, aparece la tercera de las orquídeas de la zona florecidas en este momento del año. Se trata de Dactylorhiza sambucina, que en esta población en particular no presenta variedades en el color, y todas las flores son amarillas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...