miércoles, 15 de junio de 2011

Malotes












Buena parte de la cabaña ganadera en Asturies se reparte en régimen extensivo por los puertos, campas, brañas, vegas, majadas etc. de toda la Cordillera Cantábrica y sus cordales de manera que durante varios meses, generalmente de mayu a setiembre, aunque depende de los sitios aún pueda extenderse más, importantes manadas de vacas principalmente pastan de modo bastante libre por la geografía asturiana.

Estos grupos de vacas no me atrevo a llamarlos rebaños estrictamente, si no manadas, porque el modelo de explotación, aún siendo doméstico, es bastante asilvestrado. Viven en el monte, comen, se defienden, paren, mueren y luchan en un entorno bastante silvestre, por lo que a veces podemos ver comportamientos ancestrales; desde comportamientos defensivos hasta luchas por las hembras en situaciones muy espectaculares.


En el ejemplo que pude observar la semana pasada, un par de toros jóvenes acosaban, lenta pero de forma continuada a un grupo de vacas y sus xatos, con evidentes intenciones aviesas (o traviesas).


El macho dominante les miró de reojo un par de veces, mugió, se acercó, se puso costado con costado para demostrar que era más grande... hizo todo lo posible para intimidar o al menos advertir.

Uno de los jóvenes se dió por aludido y sin perder la compostura se fue despacio y dignamente.

El otro, con pose de malote se plantó.


Y lógicamente recibió una tunda.


1 comentario:

  1. Que buena...debe de imponer contemplar esos bichos tan de cerca!
    Saludos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...